Por Efrén, hace 9 años y 8 meses

«Calvin y Hobbes» de Bill Watterson

Después de ver la entrada «navideña» de la canción de los martes de mi compadre Germán (grandísimos The Pogues) me pregunté: «¿Tendré que adornar también el cómic de los jueves de espíritu navideño? Con lo que me gustan estas entrañables fechas...» Pero en ese instante, en cuanto asocié navidad y cómics, me acordé de las  historietas con muñecos de nieve, guerras de bolas y descensos suicidas en trineo de «Calvin y Hobbes» de Bill Watterson.

nieve_01

Aunque «Calvin y Hobbes» son mucho más que eso. Esta tira cómica dibujada para los periódicos por el estadounidense Bill Watterson se empezó a publicar el 18 de noviembre de 1985 y enseguida alcanzó un enorme éxito. Apareció por última vez el 31 de diciembre de 1995, decisión que fue avanzada por su autor en una carta abierta previa publicada en todos los periódicos en que aparecía.

calvin-y-hobbes

Sus protagonistas son Calvin, un niño de seis años con una imaginación desbordante, egoísta y profundamente inconformista,  que siente una profunda aversión al colegio y al que le encantan los cómics, la televisón, la ciencia ficción y los dinosaurios, y su tigre Hobbes, al que toda la gente ve como un muñeco de peluche pero que para el niño es un tigre «de verdad» y un inseparable compañero de aventuras y travesuras.

El nombre de los personajes no es casual, ya que se corresponden con los de Juan Calvino (teólogo del siglo XVI, fundador del calvinismo y profundo creyente en la predestinación) y Thomas Hobbes (fílosofo del siglo XVII que tenía una visión negativa de la naturaleza humana, autor de la frase «el hombre es un lobo para el hombre»). De hecho el pensamiento de estos dos hombres se refleja en  ocasiones en el comportamiento de Calvin y Hobbes.

Estos dos personajes fantásticos están acompañandos por una galería de secundarios también memorables: los sufridos padres de Calvin, su vecina Susie Derkins (una niña de seis años con la que mantiene una relación de amor/odio), la Srta. Carcoma (su resignada profesora), Rosalyn (su canguro ocasional y la única persona a quien parece temer) y Moe (un matón de su clase que le hace la vida imposible).

En las tiras hay momentos antológicos: las ocasiones en que Calvin le anuncia a su padre «los resultados de la encuesta entre niños de seis años» sobre la popularidad de este último, sus aventuras como Capitán Spiff (un héroe del espacio) para evadirse de las clases de la Srta. Carcoma, los partidos de Calvinbol (un deporte en el que la única regla es que no se puede usar una misma regla dos veces), el club A.S.C.O. (Asociación Sin Chicas Obtusas, formado únicamente por Calvin y Hobbes para hacerle la vida imposible a Susie), los inventos realizados con una caja de cartón (el Transmografiador, la Máquina del tiempo voladora, el Duplicador, el Cerebro Atómico Mejoratrón), las conversaciones filosóficas entre los dos personajes principales mientras descienden a toda velocidad con un trineo, etc.

Pero haría falta mucho más que una entrada en un blog para explicar el particular mundo y las aventuras y desventuras de Calvin y Hobbes. Así que lo mejor es agenciarse alguno de los volúmenes recopilatorios publicados en España por Ediciones B y disfrutar de ellos.

Centrándonos en el tema de la navidad, Watterson critica en sus tiras el materialismo y el consumismo navideño. Calvin se ve obligado durante esas fiestas a ser «bueno» si quiere recibir todos los regalos que ha pedido. Le obsesiona especialmente la figura de Papá Noel del que llega a preguntarse: «¿Hasta qué punto es imparcial o justo? ¿Realmente ve a todos los niños a todas horas? ¿Tiene en cuenta las circunstancias atenuantes?». Así que para finalizar, ahí van algunas tiras de ejemplo.

calvin-papa-noel-0

calvin-papa-noel-1

calvin-papa-noel-3

calvin-papa-noel-21

calvin-papa-noel-5

En definitiva, un buen regalo para estas fechas. Como curiosidad, sabed que si buscaís algún artículo de merchandising relacionado con este cómic lo vaís a tener bastante difícil, puesto que su autor renunció a ganar millones de dólares debido a sus convicciones en contra de la mercadotecnia, que el resumía así en un comunicado de prensa de 2005: «En realidad, cuando empecé a dibujar la tira no estaba en contra del merchandising. Pero luego reflexioné y me di cuenta de que cada producto podía violar el espíritu de la tira, contradecir su mensaje y llevarse algo del trabajo que yo amaba. Si la editorial me lo hubiera exigido, tomar la decisión apenas me hubiera llevado treinta segundos de mi vida».

1 comentario

Gravatar #1. Sonia
hace 9 años y 8 meses

Esto sí que me ha llegado al alma...qué bien que hayas recordado a este crío tan genial!

Beso.

Escribir un comentario

Si quieres añadir tu comentario a esta entrada, simplemente rellena el siguiente formulario:





* Campos requeridos

Puedes usar estas etiquetas XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>.

No hay trackbacks

Para notificar de una mención en tu blog a esta entrada, habilita la notificación automática (Opciones > Discusión en WordPress) o especifica esta url de trackback: http://​www.tiempoyquimera.com/​calvin-y-hobbes-de-bill-watterson/​trackback/